Sandra Blázquez

25 mayo 2021

No hay comentarios

Casa Diario de Idea Libre

Cuando Collette nacía, su mamá moría

Cuando Collette nacía, su mamá moría

Pauline no llegó a tiempo de abrazar a su bebé.
Con 20 años, la vida se le acababa, mientras Collette, prematura, trataba de sobrevivir.

 

La vida le puso a Collette uno de los retos más grandes que iba a tener que afrontar, sin ni si quiera haber vivido como para darse cuenta.
Toda una vida sin mamá…

 

Lo que Collette tampoco sabía todavía, es que al fondo del pasillo, sentado en una silla del hospital, le estaba esperando su tío, Frederick, el que, cuando murió su hermana, supo que le tocaba ser padre. Porque Collette le necesitaba. Porque era él, o no era nadie.

 

A Frederick le temblaban las piernas, no tenía ni idea de cómo iba a hacerlo. Le estaba costando alimentar a sus dos hijos, y una tercera le quedaba demasiado grande. Sobre todo, cuando no hay quien pueda amamantar a ese diminuto bebé, cuando la única opción es la leche de fórmula y es más de la mitad de su sueldo…

 

No esperamos a que nos lo pidiera, sabíamos que tampoco lo iba a hacer, porque Frederick es de los que jamás se rinde, es de los que se deja la piel por su familia. Pero sabíamos que no era necesario, sabíamos que a un amigo como Frederick no se le puede abandonar, y a un bebé como Collette tampoco.

 

Así que hicimos un reto para poder pagar la leche de los primeros seis meses.
Cuando se lo contamos a Fred, se le saltaban las lágrimas y nos confesaba que se había jurado querer a Collette tanto o más que como había querido a su hermana. Su hermana pequeña. A la que cuidó hasta el último día desde que se quedaron huérfanos.

 

Porque, aunque Frederick solo tuviera 5 años más que Pauline, cuando se quedaron solos, fueron suficientes para entender que alguien tenía que proteger a su hermana, y que ese era él.

 

Hoy Collette tiene 5 meses, ya tiene un peso acorde a su edad y una sonrisa que te deshace.

 

Con un papá como Fred, sabemos que va a ser una todoterreno, y estaremos a su lado para verlo.

 

Gracias a todos los que hicisteis posible cada biberón que Collette se ha tomado.

 

La vida es más bonita con gente como vosotros/as, y la vida es más bonita con Collette.

 

 


POR SANDRA BLÁZQUEZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *